Segundo taller de formación para aprender a “acoger” en nuestras parroquias de la vicaría III

A principio de curso, en la Jornada de programación de la Vicaría III, nos propusimos mejorar la pastoral de acogida en nuestras parroquias, siguiendo el objetivo de la programación pastoral 2017-18. Para ello, en coordinación con la Delegación de Apostolado seglar y con la ayuda de los profesionales de Cáritas Diocesana, hemos organizado dos talleres de formación para saber acoger a las personas que vienen a nuestras parroquias, con vistas a preparar a laicos y laicas que luego liderarán y podrán formar a otros en sus respectivas parroquias sobre el cuidado en la acogida.

Estos cursos o talleres de formación, por sus dinámicas y desarrollo, precisaban que no hubiera más de 25 participantes, por lo que se ha organizado uno para los arciprestazgos de la Coronación de la Virgen y de San Valero, y otro para las parroquias del arciprestazgo de Santo Dominguito del Val. Feli, una de los participantes nos transmite a continuación su experiencia de formación en la acogida.

NUESTRA VALORACIÓN DEL TALLER DE ACOGIDA

“El pasado viernes 13 de abril, finalizamos el taller de “Acoger con Calidad y Calidez”. Considero que debe haber continuidad con estos talleres, porque necesitamos reciclarnos, y comentar cómo nos va.
Pero vamos a empezar contando que han sido interesantes los aspectos que nos comentaron tanto Isabel Ruíz como Carmen Gil, técnicos de Cáritas, experimentadas en fomentar la acogida.
Como dato relevante, nos hicieron pensar en cómo se puede sentir una persona a la hora de hacer una consulta en nuestras parroquias; quizás intranquila, insegura, tímida y, según para lo que venga, también puede venir nerviosa. Y ahí es donde las personas que estamos para la acogida tenemos que mostrarnos con nuestra serenidad, amabilidad y cariño, intentando solucionar por lo que han venido.

El taller fue ameno. Nos expusieron lo que es la acogida: cómo tiene que ser el saludo y bienvenida; el entorno; el desarrollo de la acogida; la despedida.
Tenemos que tener empatía hacia la persona que viene. Hicimos grupos trabajando en cómo nos sentimos cuando fuimos a ser acogidos en algún momento; el recuerdo que nos quedó y qué nos gustaría que nos hubieran dicho o hecho; por supuesto, también que agradecimos de aquella situación.

En el Evangelio se nos enseña que hay que ser cálidos, dejarse tocar, acoger con la mirada, dar la mano, acoger con el silencio y escuchar. No ir con prisas, con la mirada abstraída, o contando nuestras preocupaciones. Jesús nos ayuda, no nos trae problemas.
El Papa Francisco dice: “la renovación actual de la iglesia necesita comunidades acogedoras y menos burocráticas”.

Es así de sencillo. Y lo mejor de todo es cuando esa persona a la que acoges se va con una sonrisa, y piensas…, al menos por un minuto la he hecho feliz”.
Compartimos con vosotros alguna fotografía del taller de acogida que tuvo lugar en la parroquia de la Presentación de la Virgen.

Feli (parroquia de la Presentación)